5.31.2010

* QUE TIEMPOS MÁS EXTRAÑOS...

nos está tocando vivir... esta es la frase con la que mi otrora medio botella llena, inicia o finaliza últimamente cada una de sus conversaciones. Y es que el fantasma real o imaginario de la crisis nos está alcanzando a todos en mayor o menor medida.

Hace unos días el gobierno anunció una batería de medidas para combatir la delicada situación económica que estamos atravesando, entre las que se encuentra, como su "niña bonita", la reducción del sueldo a los funcionarios. Todo el país aplaudió, ya que la inmensa mayoría piensa que "conlopocoquetrabajasapandaecabronesbastanteles paganya".

Uno no nace funcionario por la gracia divina, con mucho esfuerzo y dedicación aderezados con una pizca de suerte, se hace. Y que nadie me venga con el consabido "enchufismo" porque si ponemos los datos sobre la mesa a lo mejor resulta que existe más "amiguismo" en la privada que en la pública: que tire la primera piedra el que no ha hecho o intentado hacer una llamada "para ver si... a mi... que tiene una entrevista mañana... para...", pues eso. Me parece populista que el gobierno alegue como su medida estrella la reducción de sueldo a los funcionarios públicos, la congelación de las pensiones y la reducción de ayuda a dependientes, y paradójico que todo el mundo las aplauda (salvo los propios damnificados, claro está); señores, hagan caso del refranero popular: "Cuando las barbas de tu vecino veas pelar...".

El argumento de que como tienen un puesto de trabajo seguro deben ser los únicos que arrimen el hombro, es, y permítanme la licencia, una soberana soplapollez. Podríamos entrar a valorar si es justo que por el mero hecho de aprobar un exámen alguien pueda tener el puesto de trabajo garantizado de por vida, y si quuieren saber mi opinión, creo que no; deberían estar sometidos a criterios de evaluación del desempeño y del rendimiento, y al cumplimiento de unos objetivos marcados al principio de cada año, que en caso de no ser alcanzados pudieran acarrear incluso la pérdida del puesto de trabajo. Pero no es batalla de esta guerra.

Conscientes del momento económico que está atravesando el país, no les molesta en absoluto abanderar la recuperación de la economía nacional, siempre que a su lado se coloquen, entre otras, las siguientes banderas: La de la fusión de ministerios con la consiguiente reducción de personal y gastos asociados; la de la eliminación de cargos de confianza; la de la desaparición de administraciones duplicadas; la de la reducción de gastos de protocolo; la de la suspensión de leyes que nos permitan entendernos en el senado en nosecuantosidiomas; la de la reducción de la aportación a la Iglesia; la de la optimización del gasto público; la de la financiación a partidos políticos, sindicatos, asociaciones empresariales y demás entes; la del paso a software libre para reducir el gasto en licencias... y tantas y tantas otras.

Si todos juntos somos capaces de enarbolar esas enseñas conseguiremos levantar el país. Mientras solo sean unos pocos los que carguen sobre sus paupérrimas economías domésticas con el costo del despilfarro nacional de años anteriores, el triste resultado será, como siempre, que unos sufrirán las consecuencias del empacho de poder y bonanza que otros han estado engullendo con gula durante estos años. Y para nuestra desgracia, no será el último.

No debería preocuparnos el hecho de que ninguno de los que deciden se esté devanando la sesera para aplicar medidas serias y realistas que fomenten la creación de empleo, en un país que se sustenta sobre las patitas largas y frágiles del turismo y la construcción?

Dice quien entiende del tema que para fomentar el crecimiento y la creación de empleo debemos "fortalecer un modelo productivo orientado a la exportación... para solucionar el déficit público y el déficit comercial. O exportamos o malvivimos.(...) La austeridad sin crecimiento llevaría a la miseria, al malestar social y al desorden político. España ha sido el país de la OCDE que, a excepción de Alemania, mejor ha sabido mantener su cuota en los mercados mundiales, incluído el año 2009" (Antón Costas.- PAIS 23 MAYO 2010).

En un interesante artículo de VANITY FAIR, titulado "12 hombres sin piedad", los gurús de la economía mundial nos dejan las siguientes reflexiones:

Martin Wolf (Jefe de opinión económica del Financial Times y doctor honoris causa po rla London School of Economics): "(...) En contra de España está su tamaño, es la cuarta economía europea, un país demasiado grande para ser rescatado como ha pasado con Grecia (...) Si JLRZ no ejerce mano dura ahora, quizás tengan que hacerse cosas mucho más terribles en el futuro (...)".

Paul Krugman (Premio Nobel Economía 2008): "(...)Lo que ocurre con España será crítico para ver si sobrevive la UE(...)".

Xavier Sala-i-Martin (Titular cátedra Jerome and Matthew Grossman de la U. Columbia): "(...) Y el problema de liderazgo no reside solo en el Gobierno sino también en la oposición, en los líderes empresariales y los sindicales, que sólo están preocupados por no perder peso político, en vez de tomar decisiones (...)".

Jim O`Neill (Socio Goldman Sachs y director del Global Economic Research): "(...) Una de las ventajas de España es que de su nivel de deuda gubernamental está entre los más bajos de la eurozona (...) "

Jonathan Michie (Presidente del Kellog College de la U Oxford): "(...) En épocas de turbulencias económicas y financieras éstos tienden a apostar contra la compañía, moneda o economía que tenga más especuladores en contra, como le está pasando a Grecia y tal vez, a España (...)".

Ian Berg (Profesor del European INstitute y de la London School of Economics): "España es muy distinta a Grecia (...) hacefalta dinamizar el mercado laboral, y esto repercute en la cohesión social y en el futuro potencial de todos los empleados que se quedan fuera del sistema".

Carmen M., Reinhart (Directora del Centro de Estudios Económicos de la U. Maryland): "(...) El problema de España es su deuda privada , no su deuda pública. (...)"

Ya lo dijo una amiga, "catedrática en economía doméstica" en un encuentro casual: " vamos a tener que concienciarnos , a partir de ahora nos va a tocar trabajar más y ganar menos".

Por si todo esto no fuera poco, el FMI avanza que las medidas anunciadas son insuficientes ya que el Estado se enfrenta a fuertes presiones de gasto por el envejecimiento de su población y la ralentización del crecimiento demográfico, y recomiendan una "audaz" reforma del sistema de pensiones. Al final, va a resultar que mi padre tenía razón y que no habrá pensiones para nosotros... hay que joderse.

Me huelo que esta crisis acaba de empezar, así que "abróchense los cinturones" y prepárense para despegar!

P.D. No quiero que este "pensamiento" se perciba como un alegato político en contra de los que gobiernan ya que no me cobijo bajo ningún paraguas, pero el momento que estamos atravesando y mi preocupación por el futuro a corto plazo lo imponen.

P.D. 2: La verdadera tragedia es que hace un rato han llamado a la puerta de casa, era un caballero con cabellos plateados y mirada humillada que me entregaba postales de nuestra ciudad a cambio de la voluntad. Ya se le acabó el paro. Tiene 57 años. Solo tiene experiencia en un sector que está en decadencia y mi "generosidad" le servirá para comprar comida para sus hijos. L., ya nos habían metido la puntita, y ni tan siquiera nos habíamos enterado.

P.D. 3: "El líder del sindicato mayoritario español dijo el jueves que convocarán una huelga general si el Gobierno impusiera una reforma laboral en contra de sus intereses en caso de que sindicatos y patronal no alcanzaran un acuerdo en las negociaciones que mantienen al respecto actualmente" y yo digo, a buenas horas mangas verdes... no son conscientes de que este país y sus más de 4 millones de parados no nos podemos permitir que no haya acuerdo?

Fuentes de inspiración: Suplementos Mercados de EL MUNDO y Negocios de EL PAÍS. Artículo de opinión PARA QUE LA ECONOMÍA VUELVA A FUNCIONAR de Antón Costas catedrático de Política Económica de la UB. Yahoo noticias: Ultima hora. VANITY FAIR nº 22.

* Niñamelón, va por tí!

No hay comentarios :

Publicar un comentario