10.16.2010

MORRIÑA

Hay un término que descubre y define a un gallego de alma, de corazón: la MORRIÑA, esa palabra maraBillosa que recoge un sentimiento de pertenencia a una tierra y a una forma de ser, en esencia gente noble.

La morriña es el sonido melancólico de una gaita y su gaitero; es una madre y un padre, una familia; el sabor a mar de unas sardinas asadas sobre pan de maíz, el picante de los pimientos de padrón "unhos pican e outros non", un trozo de lacón y un buen cocido (grelos, chorizo, garbanzos, patata, carne de ternera...), la empanada de pulpo o la de maíz con berberechos, el tinto barrantes o el mencía, el blanco albariño o el intenso licor café... la aguardiente de hierbas y el sabor salado de las lágrimas de la nostalgia...; una tarde de playa, un paseo por las calles mojadas de Santiago de Compostela, el viento potente e intenso que enmaraña el pelo y destroza paraguas, o un batir de olas enfurecidas contra la rocosa costa...; es la matanza, el entroido, las fiestas gastronómicas, San Xoán, las romerías, la música de fondo de la París de Noia o la Panorama y el pasodoble "triunfo" interpretado por la banda municipal de...; el azul del mar, el verde de sus campos, el amarillo del ocaso y de la yema de un huevo de casa, el gris plata del cielo cuando llueve...; el olor a mar, a pino, a tierra mojada, a hierba recién cortada y el de una madre...; el recuerdo de un bico, una caricia y un colo...

Este vídeo que promociona el Xacobeo 2010 y recopila muchos puntos de su geografía, va dedicado a todos los que están lejos de ella y a los que no la conocen, todavía.

Nota: Buscando la definición de morriña para copiarla literalmente del RAE me encontré una descripción hecha por Enrique Rodríguez Alvarez que me ha emocionado mucho, os dejo el link AQUÍ por si quereis echar un vistazo, merece la pena. No soy emigrante, pero si nieta de gente maraBillosa que muchas veces debió sentirse desgarrada por la nostalgia...

3 comentarios :

  1. Pues estoy muy de acuerdo, la morriña es también echar de menos la empanada de mi madre y los yogures Larsa, emocionarte cuando alguien dice "riquiño" y necesitar un poco de cielo gris de vez en cuando :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si! Es echar de menos lo que uno tanto valora sin ser consciente de ello. En nada estás de vuelta por Navidad. Y recuerda que uno tiende a sobrevalorar las cosas que no tiene, seguramente Madrid es maraBilloso, dale una oportunidad. Un beso!

      Eliminar
    2. nooo, no me malinterpretes, Madrid es increible!!! y lo estamos aprovechando al máximo, no paramos, mis hijas han visto más museos y exposiciones que cualquier otro niño madrileño :-), pero hay cosas que se echan de menos, es inevitable. Y sí, en nada estoy ahí de nuevo a hartarme de empanadillas del Carballo :-). Un beso muy grande!!

      Eliminar