12.11.2010

AHORRAR GASTANDO

A continuación he transcrito para vosotros extractos de un artículo publicado en el suplemento dominical MAGAZINE de 1 de agosto pág. 66, escrito por SUSO DE TORO, muy propio para estas fechas que se acercan, así que ya sabeis... ahorrad gastando!

(...)

Por ejemplo, tú sabes que hay crisis, no?

- Lo sé, vaya si lo sé.

- Bueno, pues tengo una solución que parece un disparate y, sin embargo, es razonable.

(...)

- No te rías y escucha, se trata de ahorrar gastando.

(...)

- No me mires con la boca abierta. Hoy fuí a la tienda a comprar café, aquí traigo la bolsa. Como hay crisis desde hace un año, dejé de comprar la marca de café que me gustaba y me pasé a la marca blanca ¿Cuando crees que me ahorré? Noventa céntimos. Noventa céntimos por paquete.

- Veo que atacas la crisis.

- Bueno pues todo así. Se trata de aplicar esa regla todo el día. Por ejemplo, ayer compré un centollo muy fresco nunca compro maricos, ¿pero sabes por qué lo compré? Porque estaba de oferta. Mientras chupábamos una pata le dije a mi mujer: "¿Sabes cuanto nos habría costado esto en un restaurante? Nos estamos ahorrando una pasta".

- Pero te compraste un centollo fresco, que no es barato.

- Si, pero estaba de oferta. Y además en el restaurante nos habría costado más, comiendo en casa nos ahorramos un dinerito. Ahora, estamos aquí con este café, pues si hubiésemos subido a mi casa y lo hubiese preparado yo con este paquete de café de marca blanca, lo que habríamos ahorrado. Desde que pienso así cada vez que gasto siento que ahorro.

-Pero me parece que lo que haces es seguir las indicaciones de la publicidad, quieren que compres y tú vas y compras.

- Claro, porque tienen razón, comprar es un chollo. De hecho, me he comprado un televisor de esos grandes de pantalla plana...

- Estaba de oferta, Y te ahorraste la diferencia con el precio anterior.

- Efectivamente.

- Mira, yo esto me lo callo pero no le cuentes tu teoría nadie (...) Pero ten cuidado, te arruinarás de tanto ahorrar.

- ¿Tú crees? Mira que además el café encontré una tostadora que estaba de oferta.

- Déjalo, me preocupas. Ya pago yo los cafés.

- Deja, deja, pago yo. Tú piensa que si los hubiésemos tomado ahí fuera en la terraza en lugar de en la barra nos habría salido más caro. Y en la cafetería de ahí arriba cuestan veinte céntimos más caros. Suma la diferencia con la terraza y los veinte céntimos y verás qu enos hemos ahorrado cincuenta céntimos cada uno. Pago yo y gano un euro.

- Acabaras por hundir el euro, sumido en el caos.

1 comentario :

  1. jaja, qué bueno y cúanta verdad en este diálogo, Lila!!!!! las marcas y sobretodo los creativos de las agencias de publicidad son muy buenos, nos hacen gastar a cada paso que damos..

    ResponderEliminar