1.16.2011

ETHERIA

Nunca pensé que acabaría dándote las gracias por tu incomprensible gesto del martes pasado y no, a pesar de lo que ella dice en un intento desesperado de justificarte para así apaciguar mi ira, uno de mis pecados capitales, y mi rabia, sigo pensando que te comportaste como un verdadero... ? Pero mira tú por donde el destino jugó a mi favor y me permitió, gracias a tu "generosidad" disfrutar con él ayer por la noche de un espectáculo impactante.

Posiblemente fué la ubicación, jamás había estado tan cerca de la música, tanto que si hubiera estirado mis brazos, las yemas de mis dedos habrían rozado las espaldas emocionadas de los intérpretes de la banda sonora de una historia de peregrinaje, de un espectáculo de danza. Jamás había sido tan consciente de que cada sonido, cada nota, cada acorde son producto del gesto voluntario y coordinado de un grupo de intérpretes, de buenos profesionales que saben actuar cuando y cómo, para dar forma a lo que el sentido de la vista nos estaba transmitiendo; como Messi con Iniesta y Xavi, la danza, coreografía por momentos brillante, no habría sido nada si las notas bailongas no la hubieran acompañado con tanto acierto. Mi admiración para los intérpretes y para el compositor y su dirección musical.

La proximidad al escenario posibilitó que se apreciaran más los nervios, las pequeñas brusquedades y descoordinaciones de alguno de los bailarines y los gestos de angustia casi imperceptibles de los músicos al inicio de la función: algo no iba bien. Pero incluso ante las dificultades, los buenos, los mejores resuelven y salen triunfantes. El baile no defraudó, y como os decía, la cercanía nos permitió disfrutar de cada pisada, de cada gesto, de cada paso marcado, de cada sonido producido por los brazos juguetones cortando el aire del auditorio con fuerza, acompasados.

Ambos éramos unos no-iniciados en la danza contemporánea, hasta ahora, nuestras inquietudes en el mundo artístico habían discurrido por otros derroteros, pero lo que ayer vivimos nos dejó con sed de más y esperamos ansiosos la próxima representación en el mismo recinto, que los días vuelen desde ya! Aunque no será lo mismo, no sin la música en directo, no sin su proximidad.

Y al acabar él se giró, y con la mejor de sus sonrisas y sus ojitos tímidos brillando como dos luceros en la penumbra del auditorio, buscó con la mirada complaciente y llena de orgullo a algún alma gemela situada detrás de mí, un leve gesto inclinando la cabeza sirvió para traducir todas sus sensaciones: Sí, bien hecho. Fué emocionante ser testigo de su complicidad.

La sangre de tu sangre, como no podía ser de otra forma se ha mezclado con gente sensible, si la genética sigue su curso el resultado será maraBilloso, aunque tú ya lo intuyes, verdad?.

1 comentario :

  1. Anónimo21/1/11

    Algunos son así... déspotas, duros, fríos, distantes,egoístas... esa es su coraza porque en su fuero interno son débiles, cobardes, miedosos, y muy inseguros. Siento verdadera lástima por ellos porque la vida se los está consumiendo sin tener la más mínima idea de cómo disfrutar de ella.

    TdJ

    ResponderEliminar