10.29.2011

LA SUPERVIVIENTE DEL "TSUNAMI"

Siempre hay algo que nos hace reaccionar, esa llave que activa el mecanismo que de repente hace CLICK! en algún lado y todo empieza a fluir nuevamente. En mi caso fué este artículo y una larga conversación con un amigo. La charla la guardo para mí, el artículo lo comparto ahora con vosotros.

"Cuando entré en la planta de Maternidad, no había más que pañales de azúcar, llantos de bebé con olor a canela y flores de mayo. Entonces, al fondo sonó el alarido animal de mi amiga Inés. Allí estaba ella, un río seco en mitad de un vergel. Tenía una mirada de fiebre y las suyas eran las únicas persianas bajadas. Quiso decir algo y barbotó una pompa infantil. No hay sonido más brutal que el de una madre cuando acaba de perder a su hijo.
Lo ha intentado Luis y no ha dado con la tecla. Vinieron los Reyes Magos con sus camellos de Lexatín y no abriste ni un regalo. Recuerdo al principio, cuando íbamos todos los fines de semana a verte en procesión. Luego debió de venir algo parecido a la distancia, tus ropas de oscuro y ese silencio de clausura. El sábado hablamos de tí.
(...)
Si hubieras venido el sábado, habrías escucado la historia. Te la cuento aquí y ahora, en la confianza de que me envíes tú otra paloma mensajera de vuelta. Fué el psicólogo Roberto Alvarez en que me habló de aquella señora que sobrevivió al tsunami. Fíjate: la mujer se tira tres horas de viaje sólo para acudir a su cita semanal con Roberto en Madrid. Primero el marido se le murió por la enfermedad de Hungtinton. Luego fué su hija mayor. El segundo hijo se suicidó nada más escuchar el diagnóstico. El tercero y el cuarto fallecieron al cabo por lo mismo. Y quedó ella erguida, Inés. ¿Qué cómo está? "Ríe y llora. Tiene una vida feliz pero con mucho dolor". Me cuenta también Roberto que sale y que lucha. Que nunca va de negro. Que tiene cerca de 70 años y muchas cosas de niña."
PEDRO SIMÓN. Publicado en YODONA Pág 22 nº 308 - 26/03/11

1 comentario :

  1. Hace muuuucho tiempo que en mi cabeza barrunta la idea de la importancia de los psicólogos en el campo del apoyo a familiares y pacientes oncológicos. Por mucho que el sufrimiento sea inherente a la vida, siempre es útil tener un bastón en el que poder apoyarse de cuando en cuando. Me encanta tu post... Como siempre.

    ResponderEliminar