4.11.2012

Part 6: B & the big C


Querida B., será una historia con final feliz, como me dijo alguien a quien quiero mucho, no cabe otro escenario posible.


"Era casi imposible que saliese mal con tanta gente maravillosa pensando en mí al mismo tiempo. Así que aquí me tienes.

Fui a quirófano el miércoles, día 4. Hoy es jueves, día 5 y te escribo ya desde mi casa, libre ya del tumor. Me bajaron a quirófano a las 8 y diez, y bajé contenta e ilusionada por el hecho de que fuese mi ginecólogo de siempre (el mismo que me detectó el gusanito) quien manejase el bisturí. Bromeé con todo el personal que me fui encontrando por los pasillos, cada uno con uniforme de diferente color, como las fichas del parchís. Sólo que esta partida era muy importante, sobre todo para mí. Todos fueron estupendos conmigo. Me he dado cuenta de que cuando dices las cosas con una sonrisa, ellos también se quedan aliviados. Creo que voy a ser conocida como la chica que dice que tiene cáncer con una sonrisa... Tenía.

Ya está fuera. Era un poquito más pequeño de lo que se creía, y mi primera pregunta en cuanto volví en mí de la anestesia fue preguntar por el ganglio centinela (el que está más cercano al tumor). En cuanto me dijeron que había sido negativo... seguí durmiendo.

Eran las 11 y media. Media hora antes, el doctor se reunió con mi madre y le dijo que todo había salido bien, según lo previsto, pero que estaba un poco preocupado por mí porque me veía muy contenta y tenía miedo de que luego me viniera abajo. Mi madre le dijo que no se preocupase, que yo era así, y ya había tenido mis días malos.

Esta mañana vino a visitarme y ya estaba más contento. Yo creo que está satisfecho con el resultado de la operación, aunque yo me miro mi teta espachurrada y me espanto un poco... Pero sólo lo justo para pensar que lo que falta... es lo que sobraba.

He escuchado miles de historias estos días de otras mujeres que han pasado por lo mismo, aunque casi todas mayores que yo, y la mayoría con finales felices como espero que lo sea el mío.

Me siento fuerte, me siento querida, me siento rodeada de gente maravillosa. También con algunas ausencias, pero no son dolorosas. Tal vez lo sean más adelante, cuando tenga tiempo de pensar en ellas y todo vuelva a su lugar (como espero que lo haga mi seno).

Creo que podría pasarme horas y horas hablando de toda la gente me ha dado ánimo en esta parte del trayecto. Gente que me ha soportado "en toda la extensión de la palabra" (como sabiamente comentaban en tu blog). Porque uno no sabe cuán importantes son quienes nos rodean en todos los ámbitos en que nos movemos hasta que dejan de ser gente y se convierten en personas, y en personas importantes además.

Hay miles de detalles que se quedarán guardados en mi memoria para siempre, como la última llamada que recibí o el último mensaje que vi antes de entrar en el quirófano.

Sé que estoy todavía en mitad del camino, y que me queda todavía la radio y la quimio. Aún tengo que pensar en si llevaré peluca o pañuelos y seguir con algunas consultas médicas (la primera el día 30). Hasta entonces, sigo reencontrándome con mis amigos y con escucho sus voces como risas cantarinas en mi oído. Porque es cierto que hay un antes y un después y yo estoy... en la mitad del proceso."

3 comentarios :

  1. Hoy, por fin, he dado el paso, voy a crear mi blog. Y casualmente, a través del blog "tea on the moon", he caído aquí, en tu blog y este emotivo post.

    Me he quedado de piedra, me has emocionado y sobre todo, me has hecho revivir muchos recuerdos a la cabeza... y aunque parezca mentira: muchos, la mayoría, felices.

    El día de Sant Jordi de este mismo año hará 8 años que pasé por lo mismo que estás viviendo.

    En ese momento tenía 24 años, nadie, ni los médicos, se imaginaba que a esa edad pudiera dar positivo ( siempre me ha hecho gracia lo de "positivo"... creo que resultado negativo sería más apropiado cuando te dan la noticia,no?).

    Los días anteriores a la operación pensaba que todo era una especie de sueño, tras la operación vino la espera de 15 días para los resultados del ganglio centinela , más tarde la quimio y para poner la guinda al pastel: la dichosa radio.

    Pero a pesar de todo, no fue un momento agrio, lógicamente, tampoco fue dulce como el algodón de azúcar, pero en ese momento supe que los míos me quería, crearon un colchón de plumas imaginario a mi alrededor para que cuando cayera todo fuese más fácil. Una vez recuperadas las fuerzas siempre, siempre tenía una mano que me ayudaba a levantarme.

    Quizás te parecerá frívolo, pero mis amigas me hicieron un fiesta previa a la operación!
    Vinieron la misma noche a mi casa cuando les expliqué que empezaba a caerse el pelo y... me hiciero tanto reír y sentirme tranquila, que al final me dejé hacer todo tipo de trasquilones en la cabeza... total, se me estaba cayendo ya... Ellas disfrutando como niñas cortando el pelo a su muñeca!!!

    Casi todas pasamos por tristeza, una sensación extraña de protagonismo, rabia (mucha rabia), culpa por los tuyos, incertidumbre ... y agobio por este tipo de retahíla como la que te estoy metiendo ahora mismo. Pero al final del camino espero que te sientas nutrida de tanta experiencia y emociones. Al menos es como yo lo viví.

    Te cuento esto sin conocerte. Quizás no te sirva de nada, cada una lo vive como quiere y puedo, pero necesitaba darte animo de esta manera, es la mejor que encontrado. Si no es la más correcta te pido mis disculpas.
    Es que leo esta hermosa carta y presiento que te encontrarás arropada , te sentirás querida por los tuyos y protegida por los médico (porque para que nos vamos a engañar... somos las más mimadas... y que siga así, hasta que haya desparecido esta dichosa enfermedad).

    Un beso enorme para ti y tu mamá.

    Nat.

    pd
    Por cierto, había decidido que quería empezar a blogear el día de Sant Jordi, por que se convirtió en un momento clave de mi vida. Ahora, tras haberte encontrado, ya lo tengo claro. Lo haré, has sido una señal para mi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida al mundo blogger! Gracias por tu comentario a mi amiga le ha encantado. Me alegro que tu historia también haya tenido, como tantas, final feliz. Un beso.

      Eliminar
  2. Me alegro muchísimo que la operación haya salido todo bien :) Besos

    ResponderEliminar