6.30.2012

PART 10: B & THE BIG C



Cielo, aguanta un poco, un poquito más y se acabará todo... 


" Q pelo tan bonito tiene  "ma petite princese"! Es como el tuyo pero lleno de rayos de sol y campos de trigo. Me encanta ese color. He decidido que me lo pondré así en cuanto vuelva a crecer.
En esta semana después de la primera quimio he estado bastante bien, y sin embargo ahora sí que me siento enferma. Nunca hasta ahora había tomado conciencia de esa condición, supongo que porque nunca me había sentido físicamente mermada y ahora me noto más limitada.
Sin tener grandes efectos secundarios ni sentirme especialmente cansada, mi cuerpo ha ido reaccionando a la toxicidad, aquella a la que tan sabiamente cantaba Luz Casal, con distintas fases de molestias.
Me han salido granos en el cuero cabelludo, he tenido problemas intestinales, mucho dolor de huesos, eso sí, pero sólo me duró un día en su fase más aguda.
He notado mucha descoordinación entre los profesionales que nos atienden. Entre la cita de la oncóloga el viernes y la quimio del lunes 3 profesionales me han soltado la coletilla del "bueno, esto ya te lo habrán dicho", a lo cual he puesto cara de desconcierto y han intentado explicarme qué es lo que debería saber.
Porque lo único que uno saca en conclusión es que la quimio es muy tóxica y tiene unos efectos secundarios, que tú puedes tenerlos... o no.  O algunos sí y otros no. Ojito que no estoy siendo crítica para nada, porque yo entiendo que eso es así. Cada organismo reacciona de una forma distinta, los niveles basales de los que se parte son diferentes y no hay forma de predecir cuánto o cómo te va a afectar la medicación. Pero claro desde ese momento, el paciente oncológico somos un paciente desconcertado desde una doble vertiente: por una parte no sabemos qué nos va a ocurrir y por otra no sabemos si los síntomas que tenemos en un momento dado son consecuencia de la bomba que nos han metido o no.
A mí ya me ha pasado. Armada de tensiómetro y termómetro (porque en cuanto la fiebre sube de 38 sí que te toca correr al hospital), me controlo ambas cosas de vez en cuando. Todo perfecto, pero el viernes por la noche veo que mis pulsaciones suben todo el tiempo de 100, oscilando entre 103 y 109. Mi madre llama al 061, pero no saben decir si es efecto de la medicación y me piden que vaya a urgencias. Me hacen analítica para ver las enzimas cardíacas y electro y comprueban que efectivamente hay taquicardia, pero no es del corazón. Lo consultan con el oncólogo de guardia y dice que no, que no es de la quimio. Me han recetado un betabloqueante. Siguen rondando las 100, parece que mi corazón va a su propio ritmo, pero algo ha mejorado y supongo que se me irá pasando.
Tengo que decir que han sido muy muy amables y que el trato recibido como paciente ha sido exquisito, pero me doy cuenta de que soy una paciente "en desconcierto"."

2 comentarios :

  1. Hola Big C, sigo, desde lejos, tu camino.
    Asombrada cada vez, de tu generosidad y sencillez para hacer que parezca fácil lo que ha de ser bien difícil.

    La distancia, imagino aparente, con la que narras tu vivencia, me hace ponerte, cada vez un Big mas grande e imagino cómo los que te quieren te querrán cada vez mas por tu forma de afrontar lo que para otros ha de ser imposible de afrontar.

    El cabello vuelve a crecer, en ocasiones presentando nuevos rizos insospechados o tonalidades imprevistas. El cabello superviviente, mucho mas bello, porque estuvo perdido, la simbólica corona de los que se enfrentaron con nuestros mayores miedos.

    Sigo a tu lado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. The Big C3/7/12

      Gracias, Serendipia. Te siento a mi lado. Y a mi LilandCloe cuyas palabras de ánimo siempre son un escalón al que subirme, con el suelo firme bajo mis pies y un cielo granado de sueños para cumplir sobre mí.

      Eliminar