6.27.2012

SU SONRISA, ESA SENSACIÓN

Salía de trabajar arrastrando los piés, mi cuerpo pesaba toneladas... y delante de mí caminaba una señora, una madre.
De repente se oyó un gritito de alegría seguido por un: "Mamiiiiii! "
De detrás de una jardinera apareció ella, tendría unos 3 añitos, corriendo, feliz, con una gran sonrisa que iluminaba su preciosa carita.
Se agarró con fuerza a sus piernas y asió con firmeza su mano.
No pude ver su cara, pero estoy segura de que su gesto cambió.
Y a partir de ese momento ambas caminamos más ligeras, ella por su presencia, y yo por su recuerdo. Y con la piel de gallina por la intensidad del momento.

Dedicado a todas las madres, abuelas y tías que en algún momento han experimentado esa maraBillosa sensación.

5 comentarios :

  1. Ay por favor!!!! A mi tambien se me puso de gallina la piel! Lo has escrito tu? Asumo que si porque siempre acreditas todo lo que pones en tu blog, cosa que valoro y me encanta de ti. Como no dice nada, supongo es tuyo. Es muy bonito y sobretodo que es una historia real...
    Un besote, Eliana

    ResponderEliminar
  2. Cuando te sorprenden con una sonrisa o un cariño es lo mejor!!

    ResponderEliminar
  3. Todo lo que escribo bajo la etiqueta PENSAMIENTOS es texto de mi propiedad. Si fuera de otras personas lo etiqueto "PENSAMIENTOS DE OTROS", lo entrecomillo y lo marco en cursiva. Me alegro que os haya gustado y si, fué real.

    ResponderEliminar
  4. Preciosa historia! Cuando te sonrien con esas caras de pillas,cuando te ruegan que las lleves en el "upa", cuando te abrazan hasta casi ahogarte, cuando se empeñan en hacerte coletas con los consiguientes tirones de pelo...se te olvidan los problemas, las ansiedades, el cansancio, los dolores...y sabes que por ellas eres capaz bajar la luna a su habitacion si te lo piden.

    seicuchi

    ResponderEliminar
  5. qué bien descrita esa sensación tan fantástica que nos dan los hijos/as!

    ResponderEliminar