4.06.2013

EL CAFÉ PENDIENTE by Paola Feal

"De vez en cuando nos apetece reconciliarnos con el ser humano. Creer en historias de solidaridad y superación. Y en finales felices. Pensar que es cierto que en las dificultades sacamos lo mejor de nosotros. Que por momentos no nos acordamos de lo egoístas que somos. Leemos en las redes sociales sobre iniciativas como la del café pendiente y queremos que sea posible. Lo necesitamos.
Dicen que la idea surgió en Nápoles. Alguien pedía un café y pagaba por dos. El otro quedaba pendiente. Reservado para cualquier persona sin recursos que entrase en el local. Como para un amigo que se retrasa. Una bebida caliente, un plato de comida. Infinitas posibilidades para infinitas necesidades. Un regalo. Ayuda anónima. Que no espera palabras de agradecimiento. Ni siquiera poder contemplar al que la recibe, con el que puede que nunca llegue a cruzarse. Esto no va de reconocimiento.
Casi nos emocionamos. Un gesto tan pequeño puede marcar la diferencia. A veces se nos olvida. Recordarlo de pronto nos hace sentirnos poderosos, capaces de cambiar el mundo. De mejorarlo. Aunque solo sea para una persona. Nos asombra que sea tan sencillo. Resolvemos no dejar pasar otro día sin colaborar.
Quizá en otro momento habríamos asumido que algo así aquí no puede funcionar. Los siglos de picaresca nacional están en nuestra contra. No dudaríamos de que el camarero avispado entendería el café pendiente como una propina. De que el dueño del bar te despediría con una sonrisa mientras pensaba en la caja que haría si la iniciativa se convirtiese en costumbre generalizada. De que habría quien, sin necesidad y sin vergüenza, aprovechase para tomarse un café gratis. De que algún necesitado decidiese ignorar que no es el único al que le vendría bien calentarse el cuerpo. Llegaríamos incluso a sentirnos ridículos con nuestra buena intención cuando alguien, siempre lo hay, quisiera abrirnos los ojos a un mundo donde poner la mejilla solo sirve para que te abofeteen.
Pero de vez en cuando nos apetece creernos mejores. Nobles, bienintencionados. Parte de algo bueno. Y salimos de casa con nueva energía. Y pensamos en destellos de luz. No todo es negro siempre." (IDEAL GALLEGO . Paola Feal 29/03/13)

3 comentarios :

  1. Tierno y emocionante, gracias

    ResponderEliminar
  2. eSteR8/4/13

    Entre que ayer vi "Siete almas" y ahora leo tu post... Ya me tienes otra vez a moco tendido. Cuánta razón... En lo bueno y en lo malo.
    Gracias por compartir y sacudir neuronas y corazones.

    ResponderEliminar
  3. Hace muy poco, leí un post sobre estos cafés pendientes. No tenía ni idea del tema Debería formar parte de nuestra rutina, dar algo tan sencillo como un café pero con mucho significado social, sin nada a cambio para que todos sigamos formando parte de esta sociedad de manera digna. Sin dejar de luchar..

    ResponderEliminar