3.16.2014

CARPE DIEM + { a beautiful love story }

* Este post se programó para que se reprodujera automáticamente una canción: LA VIE EN ROSE
Si quieres leerlo como se configuró originalmente, vete al final y dale al play.  

"Me detuve frente a la mesa de la entrada contemplando al Mono que estaba colocado en el sitio de siempre, rodeado de bolígrafos, llaves y notas escritas a mano en libretas de Bloomberg y Reuters.

El Mono era un peluche diminuto de color marrón que le había regalado en alguna visita anterior, haciendo alusión a aquella anécdota sobre un chimpancé cuyo ratio de acierto en bolsa era muy superior tirando dardos, en comparación a los conocimientos profesionales del clásico broker con corbata, experiencia y dosis industriales de mala leche. 

De alguna manera un tanto irónica El Mono presidía la entrada de aquel idílico piso inspirado en un cuadro de Magritte, que se convirtió en mi búnker, mi refugio parisino más preciado durante un par de años inolvidables. 

"Mira que es feo" pensé antes de cruzar el umbral de la puerta para dirigirme al aeropuerto con destino Madrid, rumbo a mi aburrida realidad. 

¿Cómo una cosa tan fea puede representar un sentimiento de esta magnitud? Me pregunté sorprendida de que El Mono se hubiese ganado sin ningún tipo de mérito el privilegio de formar parte de la decoración de ese apartamento. Lo miré con envidia y desprecio por poder permanecer junto a él los 365 días del año y me alejé dejando atrás  mi fin de semana versallesco, el piso con ventanas de Magritte y por supuesto, al maldito Mono de la mesa de la entrada. 

Cuando la puerta azul se cerró tras de mí empecé a caminar buscando un taxi. Al no encontrar ninguno, como si fuera una niña pequeña, vacilé en regresar corriendo. 

Solo tenía que introducir la clave A-9078 que abría mágicamente aquella puerta de color azul, correr por el pasillo dejándome los pulmones en una carrera prácticamente perdida y subir las escaleras con el corazón en la garganta... solo tenía que dejar mi maleta, mi orgullo y mis miedos. Solo tenía que perder el avión y el temor a mi misma. El taxi apareció cuando empezaba a llover. 

Si entonces hubiese sabido lo que sé ahora. Si en aquel instante de duda antes de subir al taxi hubiese sabido que "lo mejor de París fuí yo", quizás estaría escribiendo esta historia con otro matiz menos triste. 

Siete años más tarde supe que París era yo y que yo era París. Siete años después pude escuchar lo que siempre deseé. Todo aquello que esperaba oír exhausta de ansiedad mientras caminábamos por Versalles o a orillas del Sena... siempre esperando esas palabras que nunca llegaron y que ahora son balsámicas pero fuera de contexto. 

Si hubiese sabido que el destino nos conduciría por caminos tan irónicos y a destiempo, seguramente habría dejado marchar aquel taxi, y habría regresado corriendo en dirección a la puerta azul, detrás de la que quedaron algunos de los mejores momentos de mi vida y que en cierta manera siguen allí encerrados. 

Cuando regreśe a París al cabo de éstos siete largos años no pude evitar volver a la calle de la fuente, al lugar en el que me temblaron las piernas cuando me reencontré con la vieja puerta astillada y mal conservada pero siempre azul...  y siempre, tras ella, mis recuerdos". 



Este texto no me pertenece. Pero es maraBilloso.

Aquí lo comparto por si alguno de vosotros paseó por París alguna vez.

El día que me lo enseñó le dije

 " Hay amores que merecen ser vividos en la distancia, para que sigan siendo perfectos". (LILANDCLOE)

Hoy, al transcribirla, he cambiado de opinión: CARPE DIEM, open the door again.

3 comentarios :

  1. Un texto precioso y la cita del final me encanta Ara.
    Feliz domingo!

    ResponderEliminar
  2. La historia es tan triste... cuanta gente habrá dejado pasar al amor de su vida y luego se arrepiente... CARPE DIEM Flo! Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo23/3/14

    Show a girl you don't care and she'll chase you. Show a woman you don't care and she'll replace you.

    ResponderEliminar