6.04.2014

INTERESANTE ARTÍCULO: EDUCANDO QUE ES GERUNDIO... ARDUA TAREA


Lexia Frank photographie via PINTEREST
  " (...) Pero, cuando proyectamos su futuro, y nos preguntamos si ese gusto por el arte le convertirá en Picasso, o si su voz melodiosa hará de ella una Taylor Swift, podemos llegar a olvidarnos de disfrutar de lo realmente bueno: los cuentos de antes de dormir, los pijamas de una sola pieza, las cosquillas en la tripa y los gritos de alegría. A veces, nos olvidamos de dejar que nuestros hijos se comporten como niños y disfruten de su infancia. (...)" (Kari Kubiszin)

Este párrafo pertenece al  artículo "10 ERRORES COMUNES QUE COMETEMOS LOS PADRES DE HOY EN DÍA" escrito por Kari Kubiszin, y repleto de verdades. Si os apetece seguir leyendo pinchad aquí.


Visto en... HUFFINGTON POST

2 comentarios :

  1. Pues la verdad es que, como bien dices, está repleto de verdades y, algunas de ellas, dolorosas pero aleccionadoras y, por ello, muy valiosas: muchas veces he tenido que echar el freno, rebobinar y empezar de nuevo preguntándome si realmente lo estaba haciendo bien con mi hija. Hemos pasado por muchas edades, etapas, momentos y situaciones y reconozco que lo que peor he llevado, siempre (incluso ahora que es mayor) es esa necesidad (VISCERAL y compulsiva) que he sentido de impedir que sufra y, para ello, para que "sea feliz", "suavizarle" y facilitarle el camino todo lo posible... Afortunadamente, con el tiempo, fui comprendiendo que con mi conducta sobreprotectora lo que conseguía, básicamente, era impedir que ella aprendiera, en primera persona, de sus errores, de sus decisiones, de sus vivencias o, incluso, puntualmente, de una actitud irresponsable. Y no lo aprendí sola: fue mi hija la que me ayudó a entenderlo. He llegado a la conclusión de que amar y educar a nuestros hijos debe suponer una actitud de acompañamiento (y de presencia en la sombra) continua y no tanto una actitud directiva y menos aún, ejecutiva: deben tener la certeza absoluta de que estamos ahí para cuando nos necesiten y de que tienen nuestro amor incondicional, pero tienen derecho a sentirse libres y a desarrollar plenamente su personalidad y expresar sus deseos, sus gustos, sus miedos y sus sueños, exactamente igual que hacemos nosotros, los adultos.
    Un artículo realmente valioso. Un abrazo, Ara
    Ester.

    ResponderEliminar
  2. Kenson8/6/14

    Que casualidade! Lin este artigo de casualidade (vala a redundancia) e gardeino nos meus favoritos no portátil.
    Moi bo. Con certeza!

    ResponderEliminar