11.21.2014

LO IMPORTANTE


Una ducha. 

¿Os habéis parado a pensar alguna vez, el lujo que supone ducharse con agua caliente cada día?

Yo no lo apreciaba, hasta que lo perdí. 

Corremos, nos enfadamos, tenemos prisa, ¡vamos!, ¡venga!, ¡no llegamos!... y nos olvidamos de disfrutar de las pequeñas cosas, de los pequeños placeres diarios. 

Mañana, cuando os duchéis, pensad en como sería vuestra vida sin agua caliente. 

Y valoradlo en su justa medida. 

Debemos aprender a apreciar cada cosa buena que nos pasa, para poder relativizar los avatares que el destino va poniendo en nuestro camino. 

Una ducha con agua caliente. Hacedme caso. Que la disfrutéis.

2 comentarios :

  1. Anónimo22/11/14

    Se aprecia, mi querida, talentosa y creativa L&C. Quizás se aprecia aún mas cuando todavía te quedan personas, recuerdos, fantasmas o un pedacito de ladrillo (como en el caso de alguna persona maraBillosa que conozco) en aquella que un día fue La Sucursal del Cielo.

    TdJ

    ResponderEliminar