1.12.2015

La influencia de los entornos {Raimon Samsó}

" (…) Un entorno colabora o compite. Inspira o deprime. Nutre o envenena. Obviamente también existen entornos neutros, pero por esa misma razón hay que evitarlos tanto como los que nos perjudican. No es posible prescindir de los ambientes, pero sí elegirlos cuidadosamente teniendo en cuenta sus efectos.
Los entornos materiales y personales son visibles y evidentes, aunque tal vez no sus efectos. Otros son más sutiles, pero tan influyentes. Todo influye en todo y nadie puede aislarse del contexto inmediato sin recibir de él su influencia. (…)" Raimon Samsó EPS pág. 16 y ss Domingo 11 enero 2014
Os recomiendo que os leáis el artículo completo pinchando aquí. Está lleno de verdades.

+ info: EL PAIS SEMANAL

4 comentarios :

  1. Pues muy cierto el artículo, querida Ara. Y de algunos contextos somos más conscientes y sin embargo de otros, aunque igual de importantes, nos olvidamos a menudo.

    Por cierto, que al hilo del hábito de leer, ayer comentaban que el 42% de las personas que nunca leen no lo hacen porque no les gusta o creen que no sirve para nada. Aterrador!!

    Gracias por compartir el artículo, Ara :)

    ResponderEliminar
  2. Justo cuando estaba escribiendo mi post llegó tu recomendación para leer este artículo, que aún no he leído para que no me influya :-), porque precisamente estaba divagando sobre la importancia de los entornos, en mi caso el de las ciudades, en los sitios que hacen que se conviertan en habitables.

    ResponderEliminar
  3. FELIZ AÑO, ARA!!.. Voy (o, mejor, vengo) tarde, pero es que hasta casi ahora no me he resituado del paréntesis Navidad.
    Un artículo muy-muy interesante. Me seduce muchísimo este tipo de información, al tiempo que me entristece ver y comprobar cómo el ser humano se está convirtiendo en un auténtico especialista en "desoírse" y "desoír" su cuerpo, su mente, su espíritu, su alma...
    A principios de diciembre, leyendo, como cada día, "La Contra" de "La Vanguardia", tropecé con la entrevista a Jader Tolja. Es médico, lo que no tiene por qué ser, necesariamente, un valor añadido, a priori: también puede ser un valor añadido ser florista, por ejemplo, o ebanista.
    El valor añadido, en este caso, es que estudia las modificaciones que experimentan nuestros cuerpos y nuestras mentes como consecuencia de la influencia del entorno FÍSICO y, por extensión, también del entorno social, puesto que el "entorno hostil" no se "autogenera", los creamos nosotros, los humanos.
    Nos alerta sobre lo decisiva que nos resulta la influencia de todo tipo de diseño (urbanismo, mobiliario, moda, etc). Quiere eso decir que el diseño es "malo" para nuestra salud? NO!
    Lo que ESO quiere decir es que el diseño tiene que ser armónico y respetuoso con nosotros mismos y fomentar el bienestar, la relajación, la creatividad, la salud, y, añado yo, la felicidad, en definitiva.
    Por qué se siguen construyendo plazas frías (tb llamadas "duras") si provocan en nuestros hijos, y en nosotros mismos, el efecto contrario al deseado? El cuerpo no se relaja porque el cerebro las percibe como un espacio desagradable, que genera un cierto estado de alarma entre nuestras neuronas.
    En el extremo contrario, a través de diversos estudios, se ha conseguido demostrar que un paciente hospitalario que desde la ventana de su habitación contempla un paisaje de naturaleza, agradable o básicamente "verde", obtiene el alta médica tres días antes que otro cuyas vistas sean sórdidas, anodinas o desagradables.
    Siempre según Tolja, parece ser que somos nosotros los que nos adaptamos a la arquitectura, al diseño y a la moda, en lugar de que todo ello se adapte a nosotros. Cómo explicamos por ejemplo, que el diseño de una pieza tan básica y vital como es el calzado femenino, en general, sea tan inadecuado respecto de la anatomía propia del pie: se diseñan estrechos de delante y más anchos de detrás, cuando nuestro pie presenta justo la forma contraria.
    Son, todos ellos, unos ejemplos sencillos y cotidianos, pero si nos decidimos a "investigar" sobre el tema, nos sorprenderá comprobar hasta qué punto somos victimas de las "modas" y no por el deseo irrefrenable de seguirlas si-o-sí, sino por las poco saludables consecuencias que ello nos puede acarrear.
    En fin: una vez más agitando mis neuronas... No será que sienten una cierta querencia y predisposición?? ;))
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  4. Por fin, después de una semana, he conseguido encontrar tiempo para leer el artículo. Muy interesante. A veces es difícil controlar todos estos entornos que nos influyen, y conseguir que los negativos nos influyan lo menos posible.
    Gracias por compartirlo!
    Bss

    ResponderEliminar